Cosmética Eco-natural

Protección solar natural y segura para toda la familia ¿cuál elegir?

En esta época del año que ya empieza a hacer calorcito es cuando nos acordamos de nuestras queridas cremas de protección solar y aunque es algo que deberíamos utilizar durante todo el año, la realidad es que casi nadie lo hace.

Y ahora viene el dilema ¿crema con filtro químico o físico? ¿qué diferencia hay? ¿cuál es más segura? ¿qué son las nanopartículas? Te cuento todo lo que necesitas saber en este artículo así que sigue leyendo.

Filtros químicos:

Lo que nos protege de de la luz ultravioleta son esos filtros que en la mayoría de los casos de las cremas convencionales (las de toda la vida) son filtros químicos. El problema con estos filtros es que son ingredientes orgánicos derivados del petróleo que pueden ser absorbidos por la piel y pasar a la sangre y aunque en Europa solo se permiten concentraciones que se consideran seguras, su seguridad se está cuestionando en varios países ya que pasan a la sangre en concentraciones relativamente altas.

También hay que tener en cuenta que son poco ecológicos ya que son tóxicos para los ecosistemas marinos. Estos filtros orgánicos llegan al mar cuando nos bañamos o desde las plantas de tratamiento de aguas residuales. Desgraciadamente, los químicos y la silicona de las cremas solares no son biodegradables. Se acumulan en el mar dañando los ecosistemas e impactando en nuestra salud cuando consumimos productos del mar o bebemos agua y esto podría afectar negativamente al nuestro sistema hormonal.

Dos filtros químicos de los más perjudiciales para los ecosistemas marinos son la oxibenzona y el octinoxato y en Hawai ya han prohibido la venta de cremas que contengan estos filtros.

Filtros físicos:

Los filtros físicos están compuestos por partículas minerales inorgánicas como el oxido de zinc y/o el dióxido de titanio y su seguridad está reconocida en todos los países, tanto para nuestra salud como para el medioambiente. Estos filtros son seguros porque sus partículas permanecen en la superficie de la piel y no se absorben, por eso son perfectos para personas con la piel sensible, para niños, bebés y embarazadas.

A demás los protectores solares físicos son más ecológicos que los químicos porque no dañan los ecosistemas acuáticos. Sus partículas tienden a sedimentar por lo que su concentración en suspensión es baja.

Pero ¿y las nanopartículas?

Estos filtros minerales pueden estar compuestos por partículas normales, o partículas ultrafinas menores 100 nanómetros (nanopartículas) y aunque el uso de nanopartículas se considera seguro (siempre que sean mayores de 30 nanómetros) y esta regulado en Europa e internacionalmente, la mayoría de las cremas naturales que utilizan filtros físicos no usan nanopartículas.

También debemos tener presente que si un protector solar utiliza filtro físico debe venir en formato crema porque en formato de aerosol podríamos inhalarlo y sería perjudicial para nuestros pulmones.

Para saber si una crema lleva nanoparticulas debe aparecer en su INCI indicado al lado de los ingredientes óxido de titanio y dióxido de zinc como «NANO».

Personalmente prefiero evitarlas y por eso hoy te traigo tres opciones sostenibles, naturales y sin nanopartículas ¡Y de marcas españolas!:

Leche solar de Sinthesis

Leche Solar hidratante facial y corporal de protección alta. 
Sus principios activos activan la circulación, evitan la deshidratación de la piel y la aparición de manchas o rojeces.

Con dióxido de titanio no nano.

Protector solar de Maminat

Es una alta protección ideal para todas las zonas de tu cuerpo. Con óxido de zinc y dióxido de titanio sin nanopartículas. Además, han trabajado esta crema solar con pigmentos vegetales y minerales para que tu piel no tenga el efecto blanco.

Protector de Hippy cream

Pantalla mineral de alta protección SPF50+ con ingredientes naturales y orgánicos certificados. Con óxido de zinc no nano.

Sin químicos añadidos y resistente al agua. Libre de plásticos, inspirada en Galicia y Fabricada en España.

¿Qué más puedo hacer para proteger mi piel del sol?

Tomar el sol de manera moderada puede tener beneficios para la salud, ayuda a la síntesis de vitamina D y mejora el ánimo, pero ante una exposición prolongada hay que protegerse porque a demás del envejecimiento prematuro de la piel puede tener consecuencias graves como el cáncer de piel.

  • Evita exponerte de manera prolongada al sol.
  • Utiliza ropa, sombrero y gafas de sol para un extra de protección.
  • Renueva frecuentemente la aplicación de la crema solar, cada 2 horas o si has realizado alguna actividad intensa o si te has frotado con una toalla

¿Sabías que entre un 50-80% del daño producido por la radiación solar ocurre durante la infancia y la adolescencia? Y esto predispone al desarrollo de cáncer de piel.

giadelapiel.com

Algunos datos interesantes:

Hay que tener presente que a los bebés menos de 6 meses debemos evitar exponerlos al sol de manera directa o indirecta y tampoco es recomendable el uso de protectores solares.

Entre los 6 meses y los 3 años evitar la luz directa del sol y usar ropa, gafas y gorro con protección solar a demás de una crema solar física con mínimo de spf 30.

Adultos y niños mayores de 3 años usar protección solar de la que más te guste ante una exposición prolongada al sol.

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.